K-Beauty

Nunca he estado en Seúl y me encantaría. Me imagino una ciudad ruidosa y abarrotada, pero a la vez moderna y limpia. Y me encanta pensar que hay una tienda de productos cosméticos en cada esquina. Especialmente en Myeong-dong, la calle con mas tiendas de cosmética del mundo. Miin Cosmetics, Planet Skin, Koss o Skin thinks son algunas de las marcas que nos acercan este tipo de producto a España y que me hacen suspirar. Por la variedad, los ingredientes naturales, el diseño de los packagings y el estilo de vida que transmiten.

Ya hace tiempo que me pregunto de dónde les viene este expertise en el sector de la cosmética. Pues bien, al parecer, Corea era tradicionalmente un país en su mayoría agrícola. Y, al trabajar la tierra, sus habitantes se exponían mucho a los efectos del sol. Así que empezaron a desarrollar remedios para paliar esos daños con productos naturales: camelias, arroz, árbol de té, centella asiática… Es por eso que el cutis perfecto y con la piel de color claro forma parte del ideal de belleza coreano. Hoy en día las niñas japonesas empiezan a maquillarse a una edad muy temprana (entre los 10 y los 12 años), así que también tienen un contacto bastante precoz con el cuidado de la piel. Es algo cultural. Las coreanas gastan en maquillaje más del doble que la media del resto del planeta. Una gran demanda a la que corresponde una gran oferta y, por tanto, buenos precios para productos de segmento medio-alto. Por todo esto, podemos decir que Corea es la meca de la cosmética. Y os preguntaréis, ¿no es también así en otros países asiáticos? Y, ¿en qué se diferencia la cosmética coreana de la japonesa o la china?

Imagen de la marca Miin Cosmetics

Resumiendo mucho, la cosmética china tiene su origen en la medicina tradicional china y está orientada a paliar los efectos de agentes externos: la humedad, la temperatura, los ambientes secos, etc. En la japonesa, prima la practicidad: el desarrollo de productos multifunción y los gadgets. Son muy tecnológicos y les encantan los dispositivos de masaje facial. Y, si la cosmética japonesa se caracteriza por la simplificación al máximo de la rutina de cuidado de la piel, la coreana, en vez de aunar pasos, los separa para lograr una mayor efectividad. De ahí la famosa rutina de los 10 pasos: limpiador a base de aceite, limpiador a base de agua, exfoliación, tónico, esencia, suero, sheet mask, crema de ojos, hidratante y protección solar. Casi nada. La verdad es que incluir en mi día a día todos los pasos de esta rutina de cuidado de la piel me parece complicado. Pero me quedo con un tema que me parece muy interesante: la especialización. Al haber un producto para cada cosa, los cuidados se pueden personalizar mucho mejor. Aquí las cremas que usamos suelen dividirse en cremas hidratantes y antiedad. Y, cada una de ellas, tiene su versión para pieles secas o mixtas y grasas. Y me imagino que, para los expertos en belleza coreanos, será una simplificación un tanto burda de la realidad. Porque son expertos en tratar problemas concretos: envejecimiento, poros dilatados, falta de luminosidad, etc. De ahí su popularidad. Otro tema importante es la formulación de sus productos, con ingredientes de origen natural, botánicos y tradicionales.

Así que, si no teníais Corea del Sur en vuestra lista de países por visitar, y os encanta el mundo de la cosmética, ¡apuntadlo! Y seguro que también os sorprenderán gratamente la gastronomía (los bibimbap son lo más), la cultura, los parques nacionales…

Un comentario sobre “K-Beauty

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s