Me reconcilié con Woody Allen. Y no fue por sus películas.

Woody Allen es uno de esos personajes que no dejan indiferente. Y, aunque creo que muy a su pesar, es uno de los cineastas norteamericanos más influyentes de nuestro siglo. Además de su carrera profesional, su vida personal también llena portadas de periódicos. Pero ese es otro tema.

Yo tenía una relación complicada él, con sus películas, con sus películas protagonizadas por él mismo y, por supuesto, con sus películas protagonizadas por él mismo y basadas en argumentos inspirados en su vida personal. Todo este egocentrismo me ponía muy nerviosa. Me parecía un derroche de vanidad innecesario. Uno de los mejores ejemplos de ello es la película Desmontando a Harry. Para los que no la hayáis visto, el protagonista de esta película, Harry Block, es un novelista que asegura ser incapaz de funcionar en la vida. Su día a día está marcado por las visitas al psiquiatra, sus matrimonios fracasados -uno de ellos con su psiquiatra- y pocas interacciones con amigos, pero él utiliza creativamente este caos vital para sus obras. No hace falta saber mucho sobre la vida del director para darse cuenta de que así es como se ve a sí mismo: como un artista excéntrico con una vida personal un tanto desastrosa. No he visto todas sus películas, porque con algunas tengo dificultades, pero esto es -a grandes rasgos- lo que destilan. Amores, desamores y belleza, vistos desde un punto de vista cínico, que consigue transformar en comedia. Eso sí, siempre envueltas en un aura hollywoodiense. Una combinación con la que no tendría ningún problema, si no fuera porque él es la antítesis del glamour y la belleza. Así que, como os podréis imaginar, cogí su libro A propósito de nada con mucho escepticismo, pero con ganas de recabar alguna pista que me ayudara a entender de dónde le viene la necesidad de ser la novia en la boda, el niño en el bautizo y el muerto en el entierro. Y conforme iba pasando las páginas, lo entendí.

Allan Stewart Konigsberg -su verdadero nombre- narra en esta autobiografía los hechos más importantes de su vida. Parece hacerlo con una mirada tranquila al pasado. Y digo tranquila porque entre líneas se destila la serenidad que le aportan sus 84 años de vida. Le trae sin cuidado molestar o decepcionar con sus opiniones. Habla sobre cine, sobre el judaísmo, sobre sus relaciones sentimentales, sus miedos, sus pasiones, sus aciertos y sus errores. Sin tapujos. El texto puede resultar abrumador por la cantidad de nombres, de referencias culturales y datos sobre los acontecimientos sociales de la época. Pero toda esa información es la evidencia más clara de que este señor es un genio. Tiene una memoria de elefante. Y su tendencia a ponerse en el centro de sus películas se deduce de una sencilla confesión: es lo que mejor se le da -¿o lo único que sabe hacer?-. Su experiencia como director de cine viene muy marcada por sus inicios en el mundo del espectáculo como guionista televisivo y, sobre todo, monologuista. Por eso sus películas son lo que son: por una mezcla de su particular visión pesimista del mundo y su pasión por el cine clásico -que cultiva desde pequeño-.

Y tenemos algo que agradecerle a Woody Allen. Yo, al menos, le agradezco que haga comedias. Porque, del drama a la comedia hay un paso muy pequeño que no deja de ser una decisión personal de querer ver las cosas desde un punto de vista determinado. Así, una comedia y una película dramática pueden estar basadas en los mismos acontecimientos. Todo depende de cómo se mire. Se agradece que haya gente en el mundo que decida ver las cosas relativizando, riéndose de sí mismo y quitándose importancia. Sobre todo, en estos tiempos que corren. Así que no sé si me gustan más sus películas ahora pero me cae bien, señor Allen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s